ALBERT QUINTERO

20 de marzo de 2013

SAZON CON RAZON...


Las Bovedas, Casco Antiguo, Panama City

No, no hablo de una receta de cocina. Cuando hablo de sazón y de razón hablo de la verdad y del impulso. Son buenas en cierta parte. Sin embargo pueden ser por separado armas muy potentes de destrucción de autoestima para muchos, si llegasen a mezclarse pueden crear un coctel tan poderoso como el Molotov. Hay casos en que la bomba les explota en la mano a los que creían que se iban a salir con la suya y son otros los que terminan victoriosos sin proponérselo... En otros casos, los más vivos dejan que la bomba explote y luego se ganen las medallas sin merecerlas.

Un ejemplo muy claro: La forma de cómo nos enamoramos. Y como nos enamoramos? Rápido y al golpe como los de la era prehistórica o “de a poquito”? Ay por favor, ninguna vale!! Enamorado es cuando mas ciegos estamos y mucho menos pensamos! Y es en este punto, en las que nuestras verdades e impulsos no se llevan para naaaada bien y es aquí en donde aprendemos que no hay salida a los constantes momentos “inoportunos” que suelen ocurrir constantemente por andar en las nubes. Cuidado con un mal aterrizaje!

Otro ejemplo es en la atracción propiamente dicha. A ver: no se han puesto a ver que a nosotros los hombres nos enamoran por los ojos y a las mujeres por los oídos? Han pensado, “Y porque pasa esto?” Aquí también es donde comienza una batalla campal de estos dos titanes. Imagínense, nosotros callamos verdades y nos llenamos de impulso y las mujeres al revés! (y viceversa, y viceversa, etc., etc…) Bien pensamos nosotros: mientas más "arregladas" estén, más ganas nos dan de estar detrás de ellas buscando conocer si también están arregladas en su interior (… su ropa interior y su YO interior…)... O bien, los pocos que si las vemos con el corazón, y no nos importa nada de lo anterior. Pensamiento machista? Tal vez... Pero, y que decir de ellas? Uds. chicas no se quedan atraaaasss!!! Si les hablan sobre lo atractivas que se ven, se empalagan... Si les hablan de su inteligencia o actitud, se "ego-elevan" convirtiéndote en un compañero más... Y si les hablan de su corazón o sentimientos, te encasillan en un finito “Friend Zone” sin escalas. Ojo, si haces esta última y eres un Bradd Pitt, de seguro se enamoran tan pero tan rápido que , por impulso, ya están pensando que tan rico lo haces en la cama y de cómo van a salir tus hijos. Y es que hay algo en la ciencia que no se ha podido vender todavía, y es el dejar a ambos sexos con la incertidumbre de saber mas del otro, sii, pero es una ley: NUNCA DE DEJAR DE VERLAS (ellos), O NUNCA DEJAR DE ESCUCHARNOS (ellas). Y es aquí en donde la verdad y el impulso juegan con nosotros como fichas de ajedrez, intercambian sus roles sin perder sus esencias y es justamente en donde nosotros nos preguntamos: Motivación o interés? Motivación es otra forma de decir “ACTUA” e interés es otra forma de decir “HABLA”. Solo para que sepan…

Como dije, “Verdad o impulso”. Esto es relativo dependiendo del fin que tengas en común. Sin embargo, si nuestra mente no se mide, los impulsos nos pueden llevar a “Atacar” a la presa como si fuera carne fresca. Que si la rellenamos de halagos, la rellenamos de regalos, la consentimos… Y que pasa al final: la inflamos tanto que o nos aburrimos o nos quedamos limpios o se nos va por exceso de aire! O las chicas: el príncipe azul… el bendito príncipe azul... El no existe! Y por impulso ustedes usan el truco de asfixiar a su príncipe hasta que se ponga AZUL! Claro, si es en exceso, no es nada raro que pase que uno se ahogue, no? Ahora, y con la verdad qué? Mucha sinceridad hace que tu pareja conozca todo de ti… Y te soy sincero? ESO TAMBIEN ABURRE! Una que otra sorpresa, ocultar detallitos tuyos para meterle sazón e interés a la relación es de lo más normal. Es aquí en donde entra la frase “Hay que tener un balance” (frase muy común de los viejos). Hay que hablar “Actuando” y hay que actuar “con la verdad”. Ninguna de las dos se parecen, pero son tan ciertas que, hasta el más machista o la más feminista dirá que hasta para tener sexo se cumplen las dos teorías. Es más, nuestro diario vivir nos marca de tal forma que; el que solo dice verdades pero no actúa es un “pendejo”, y el que actúa pero no habla es un “juega vivo”! Mientras el que hable verdades no hable pendejadas y el que no hable no se pase en su actuación, existen los “listos” o “listas”: personas en total balance, que conocen sus verdades, como expresarlas, que a su vez actúan basados en ellas, no “sobre-actúan”, conocen sus movimientos y prefieren ser personas de hablar lo necesario y actuar lo necesario.

En fin, la vida es una constante batalla en donde hasta los sentimientos se convierten en rivales de tus ideas. Y un tío siempre me decía que "la gana el que es capaz de estudiar al enemigo hasta superarlo." Y reconozco que esto es una visión que me toco aprender a las malas pero con buen resultado, además... "El triunfo no está en vencer siempre, sino en nunca rendirse!" Combinemos siempre nuestras verdades con nuestra manera de actuar, hagamos que nos crean nuestros actos, que la verdad no salga entre dientes. Cualquiera puede mentir actuando tal cual una mujer finge un orgasmo o como un hombre en modo cazador. Puede ser sencillo no seguir este patrón de verdades vs impulsos, pero a la larga siempre la vida nos pasa factura. Así que, ustedes sabrán que hacer... el fin en común es el mismo: Llegar al cielo sin despegarnos del piso, ya sea por un instante o para toda la vida. Pero eso si, tu propia verdad vale lo mismo que tus actos. Si tus actos no hablan por ti, ni darán ganas de leer sobre ti; y si nunca dices la verdad, entonces tu vida es un vil teatro de cartón. La vida es nuestro escenario. Haz de tus palabras, los subtítulos de tus actos, y haz de tus actos una película que merezca ser recordada. Verdad o impulso? Sazón con razón o Razón con sazón? Depende… Con un poquito de cada uno, solo sé tú mismo... pero SÉ lo mejor de ti mismo.